BALCONEANDO | ¿LEY DE IDENTIDAD? | Alejandro Barañano

Por Alejandro Barañano

Ayer en la sesión ordinaria en el CONGRESO DEL ESTADO se dio la primera lectura del dictamen de la iniciativa ciudadana presentada por un par de asociaciones civiles que proponen reformar el CÓDIGO CIVIL DEL ESTADO, esto a fin de que se puedan tramitar las actas de nacimiento con el reconocimiento de identidad y cambio de nombre sin restricción de edad, lo que provocó que la situación se pusiera por demás caldeada.

Esto se originó por la argumentación plantea la necesidad de contar con una “LEY DE IDENTIDAD” en atención a las familias cuyos hijos o hijas han tenido complicaciones para realizar el trámite de una nueva acta de nacimiento para reconocer su identidad de género y su cambio de nombre en las oficinas del Registro Civil, pues de acuerdo a la legislación vigente solo se contempla que las personas mayores de edad pueden realizarlo.

Más sin embargo y a decir de quienes se oponen, dicha iniciativa que se quiere autorizar cuenta con un TRANSFONDO IDEOLÓGICO DE GÉNERO, ya que lo que se promueve es que los niños perciban de manera distorsionada la realidad, razón por lo cual los padres de familia se han opuesto pues lo se les ha explicado con exactitud que además se busca imponer castigo –entiéndase cárcel– a los educadores, profesionales de la salud y ministros de culto que intenten hacer influir en que se trata de una decisión no correcta o incluso inapropiada.

Y es que basan su dicho porque quienes promueven la iniciativa en cuestión, mencionan que es necesaria la adecuación de la documentación de acuerdo con la identidad de género, pero lo que no les resulta claro es que esta situación planteada dejaría en manos de menores de edad una decisión sumamente trascendente pues aún no maduran, tan así  que si no cuenta con la edad y madurez necesaria para conducir un automóvil o para comprar alcohol si ataduras de forma legal, mucho menos está en condiciones de decidir la identidad sexual que realmente tienen.

Aunado a lo anterior, la misma iniciativa plantea de modo por demás peligroso que se permita a los menores de edad la libre opción sexual como parte de un derecho a elegir en forma libre y autónoma su proyecto de vida, lo que abre paso para que ABUSADORES DE MENORES puedan ejercer la PEDERASTIA bajo el paraguas de un supuesto libre desarrollo de la personalidad. ¿O me equivoco?

Tan trae “gato encerrado” el tema, que curiosamente los que promueven este polémico asunto, abundaron en la importancia que reviste que los trámites que buscan sean autorizados se generen de forma expedita y sin necesidad de una valoración de médicos o psicólogos, dejando entonces al SIMPLE ALBEDRÍO DE LOS MENORES DE EDAD una decisión legal por demás seria, pues esta podría afectar en definitiva su DESARROLLO PSICOEMOCIONAL por la falta de un acompañamiento real y necesario por parte de profesionales de la salud.

El tema ahora está entrando al campo de lo político pues el PARTIDO ACCIÓN NACIONAL, en voz de su presidente estatal, GUADALUPE SALDAÑA CISNEROS, aseguró que la mayoría de la BANCADA DE MORENA-PARTIDO DEL TRABAJO intenta imponer marrulleramente una agenda progresista sin medir los daños emocionales y de desarrollo en perjuicio de la niñez, además de que el dictamen que está en análisis se extralimita y contradice la resolución de la SUPREMA CORTE DE JUSTICIA DE LA NACIÓN.

Y creo que no está muy fuera de lugar ese pronunciamiento, pues usted, el vecino, la comadre, el tío, el primo y hasta la abuela saben que un menor de edad sin consentimiento de sus padres no puede tomar una decisión tan trascendente como es la de cambiar su IDENTIDAD DE GÉNERO, ya que este carece de madurez, conciencia y elementos importantes para tomar tal decisión, tan así que puede tener efectos nocivos para su futuro. Ojala reflexiones los “ilustres y bien ponderados” legisladores que tenemos, aunque conociéndoles cómo se les conoce me parece que seguirán “montados en su macho”; por lo que mejor quien esto escribe seguirá BALCONEANDO. . .

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *