12 de junio de 2024

POR: ARIEL VILCHIS

Después de la tormenta viene la calma y, por supuesto, la evaluación de los daños. Eso es lo que sigue para las autoridades de los tres órdenes de gobierno en Baja California Sur tras el paso del Huracán “Norma” por tierras sudcalifornianas. 

Aún cuando el fenómeno meteorológico no generó de manera directa la pérdida de vidas, sus torrenciales lluvias si causaron un importante daño a la infraestructura carretera, dejando a su paso la destrucción de calles y avenidas en La Paz y Los Cabos. Así como el corte de energía eléctrica que mantiene a un considerable número de habitantes sin luz ni agua. 

El trabajo de prevención fue el correcto, las autoridades civiles y militares actuaron de manera oportuna. Desde el traslado del Consejo Estatal de Protección Civil que encabeza el gobernador Víctor Castro Cosío al municipio de Los Cabos, hasta  la apertura de albergues para el resguardo de de la población que vive en zonas de alto riesgo. El alcalde Oscar Leggs y la alcaldesa Milena Quiroga se aplicaron desplegando los operativos que les corresponden como autoridades municipales. 

Sin embargo, la fuerza de la naturaleza se dejó sentir y el paso de “Norma” por tierras sudcalifornianas trajo lluvias con mucho viento y agua, más del que pudieron soportar calles y avenidas que no fueron diseñadas para la corriente pluvial quedando destruidas; así como la infraestructura eléctrica en la que postes de luz y trasformadores también fueron afectados dejando a la población sin luz ni agua potable, pues los pozos que abastecen la red también se quedaron sin energía. 

Cabe destacar la labor de la Comisión Federal de Electricidad que no dejó de trabajar en el restablecimiento de la energía eléctrica. Quizá lento, pero ya en la tarde noche del domingo más del 80 por ciento de la población ya contaba con el servicio. 

Pues bien, “Norma” terminó degradándose a tormenta tropical y continuó su trayectoria. Mientras, aquí en nuestro estado iniciaron desde ayer las evaluaciones: comunidades rurales sin acceso ni comunicación, vialidades destruidas, puentes al punto del colapso, embarcaciones hundidas en la bahía de La Paz, son algunas de las situaciones en las que se deberá trabajar en las próximas semanas para restablecer la normalidad. 

Los Cabos y La Paz fueron declarados Zona de Desastre por las autoridades del Consejo Estatal de Protección Civil, vendrá la cuantificación de los daños. Ahí estará lo interesante ya que, para regresar a la normalidad, se van a requerir recursos. Muchos Recursos Financieros, Humanos y Materiales. 

Sin duda, será necesario el trabajo coordinado de los tres órdenes de gobierno, la solidaridad de la población y la ayuda suficiente de la Federación, que ante la desaparición del FONDO DE DESASTRES NATURALES ha sostenido que la ayuda a los estados que lo necesitan ha sido mucho mejor. 

Ya veremos qué sucede, es mi opinión al tiempo. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *