12 de junio de 2024

Por Alejandro Barañano

Como se sabe, las SIERRAS DE LA GIGANTA y GUADALUPE son unas largas cadenas montañosas que cubren una superficie de alrededor 16 mil 242 kilómetros cuadrados y que son lugares donde abundan un sin fin de recursos, además de que son unas de las principales fuentes de agua de BAJA CALIFORNIA SUR.

Sin embargo, y tras declaraciones recientes del Presidente de la República, ANDRÉS MANUEL LOPEZ OBRADOR, esto referente a que ambos lugares estarían contempladas en el decreto para convertirse en reservas naturales de México, cientos de comentarios y dudas se han hecho presentes creando una fuerte división entre grupos que mantienen distintos intereses.

Tal es el caso de los ejidatarios que se oponen a que las Sierras DE LA GIGANTA y GUADALUPE sean áreas protegidas, esto por diversas razones entre las que destacan la Ley General del Equilibrio Ecológico y La Protección al Ambiente en su Artículo 2, donde se menciona que las ÁREAS NATURALES PROTEGIDAS se consideran de “Utilidad Pública”, es decir que adquieren un status similar al de una expropiación.

Asimismo, los ejidatarios enfatizan que en el artículo 46 de la Ley General del Equilibrio Ecológico y La Protección al Ambiente, señalan que en estos lugares no podrán introducir especies exóticas invasoras, lo que condenaría a los ranchos a su extinción.

Al no encontrar entonces una respuesta afirmativa a su sentir por parte del GOBIERNO DEL ESTADO, un grupo de representantes de esos ejidos acudieron al CONGRESO DE LA UNIÓN para pedir el respaldo de los legisladores federales para evitar el decreto presidencial de Área Natural Protegida en las SIERRAS DE LA GIGANTA y GUADALUPE ya que consideran están atentando contra su patrimonio.

Y es que en el año 2014 se emitió un estudio previo justificativo para la declaratoria como Área Natural Protegida a las SIERRAS DE LA GIGANTA y GUADALUPE por parte de la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas, y desde aquel entonces, el proyecto ha sido rechazado una y otra vez ya que señalan que sus tierras se verían afectadas pues se exponen en perjuicio de las actividades que realizan, lo que limitaría su estilo de vida.

Así, ante las negativas del pueblo sudcaliforniano, en el año del 2022 el PRESIDENTE DE LA REPÚBLICA prometió que tomaría en cuenta la palabra de los oriundos de esas tierras y que no realizaría decretos sin antes tener su aprobación. Sin embargo el 26 de julio pasado sin más ni más declaró que las dos sierras se convertirían en ÁREAS NATURALES PROTEGIDAS, lo que ha despertado mucha molestia e incertidumbre entre los ejidatarios.

De acuerdo a MARELY HIGUERA, comisaria ejidal del Ejido «La Purísima«, insistirán nuevamente en el CONGRESO DE LA UNIÓN para tener otro acercamiento con los diputados federales y con ello lograr un compromiso que les dé un poco más de certeza, por lo que esperan contar con su apoyo para que frenen de una vez por todas ese proyecto, donde según el estudio previo justificativo, se estarían blindando 1.6 millones de hectáreas que afectaría de manera directa a 20 ejidos sudcalifornianos; por lo que mejor quien esto escribe seguirá BALCONEANDO. . .

COMO EN BOTICA

Hay quienes se han convirtieron en acaudalados potentados gracias al dinero público, aunado a que siguen haciendo negocios oscuros al amparo del poder con el tráfico de influencias. Sin embargo al “PUEBLO BUENO” aparte de quitarles el tiempo, les tiran puras migajas y en ocasiones muchos menos que eso, pues dicen tener las bolsas vacías –tan vacías como tienen su alma-aparte de que son zánganos que no aportan nada a BAJA CALIFORNIA SUR. Sí, me refiero ni más ni menos que a MARCO ANTONIO ALMENDARIZ PUPPO, ALFREDO PORRAS DOMÍNGUEZ y RUBÉN GREGORIO MUÑOZ ÁLVAREZ, quienes ya se preparan de nuevo para pedir el apoyo popular para seguir “sorbiendo” de la ubre oficial. . . ¡HE DICHO!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *