12 de junio de 2024

Por Alejandro Barañano

No cabe duda que estamos metidos de lleno en la época de los POLÍTICOS OPORTUNISTAS, tan así que están emanando –por desgracia– a borbotones. Esos POLÍTICOS OPORTUNISTAS a los que nos referimos tienen como principal característica ser egoístas y carecer de toda ética y créame, no se necesita mucho para identificarlos pues los comenzamos a ver por todos lados.

Las redes sociales se han convertido para los POLÍTICOS OPORTUNISTAS en una amplia galería de exhibición. Son personajes que antier eran revolucionarios, ayer neoliberales y que hoy se dicen socialistas, pero siempre utilizando la misma gesticulación: CINISMO a su máxima expresión.

Y es que a lo largo de su vida solo les ha interesado su posición y su egolatría. Su fuerte es la adulación al poder quienquiera que lo represente. No les afecta las críticas y son completamente inmunes a las rechiflas y “mentadas de madre” y les acomoda a la perfección cualquier color de camisa, la cual cambian con una facilidad pasmosa.

En la actualidad esos POLÍTICOS OPORTUNISTAS comienzan a llegar a las playas del poder como las tortugas lo hacen para desovar. Pero ojo, porque los hay en los partidos, también nacionales como locales e incluso en los de nueva creación o en los que están en vías de formación. En todos sin excepción

Los POLÍTICOS OPORTUNISTAS son fáciles de identificar pues ya tuvieron una representación partidista y quieren repetir donde sea y como sea, y si no les dan calor en lo que llaman su partido, inmediatamente hacen su berrinche y coquetean con el mejor postor, tan así que ya están desempacando sus triques algunos legisladores locales y federales, así como varios servidores públicos que solo tienen una sola aspiración: Tener o repetir las delicias del poder político.

Las características de esos POLÍTICOS OPORTUNISTAS cuando se trata de representaciones electorales por cualquier vía son básicamente la AMNESIA y el CINISMO. Amnesia para no recordar los vacíos que dejaron con las promesas de campaña que alguna vez hicieron y, total cinismo, para hacer como que no pasó nada y así volverse a poner en la fila de espera como sí nada.

Cierto es que las aspiraciones de cualquier persona son legítimas, de eso no hay duda, pero las aspiraciones de los POLÍTICOS OPORTUNISTAS representan una verdadera falta de respeto a la militancia partidista. En pocas palabras son “un atentado” para la propia política.

Desde hace unos días vengo observando la curiosa postal de un DIPUTADO FEDERAL PLURINOMINAL que lleva por nombre y apelativos los de RUBÉN GREGORIO MUÑOZ ÁLVAREZ, quien ahora vende su histrionismo tomándose la foto con CLAUDIA SHEINBAUM, esto para presumir que es un amigo muy cercano a ella y que por eso merece un “hueso” si es que llega a PALACIO NACIONAL. Por favor, ¡vergüenza es lo que debería tener!

Su simpatía, hablo de la de “GOYITO”como le dicen sus cuates y uno que otro llevado– es similar a la de una “reina del carnaval”, y de su gracia mejor ni hablamos.

Ese es un uno de los muchos ejemplos que podemos tomar hoy en día de lo que es ser un POLÍTICO OPORTUNISTA, pues solo se acuerda de la gente cuando busca obtener un beneficio personal. ¿O ME EQUIVOCO?; por lo que mejor quien esto escribe seguirá BALCONEANDO. . .

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *