12 de junio de 2024

Por Bertoldo Velasco Silva

La confirmación de Claudia Sheinbaum Pardo como la Coordinadora Nacional de los Comités de Defensa de la 4T, a la postre candidata a la presidencia de la República por Morena, no viene a modificar absolutamente nada, el trabajo desarrollado por los grupos en el estado en sus aspiraciones políticas. Y no vendrá ningún desarraigado a querer modificar lo que en la entidad se ha trabajado, como lo pretende Rubén Muñoz Álvarez, que en dos años como legislador federal no ha hecho absolutamente nada por el municipio que gobernó, mucho menos por el estado.

Como coordinador del grupo de apoyo que fue en el estado de Nuevo León, para la ahora ganadora de las encuestas, a Muñoz Álvarez, no le da el derecho de aspirar por algún cargo de elección popular representando a Baja California Sur, por mucho que su trabajo político haya sido un éxito en esa entidad norteña del país.

La pregunta que le planté en el programa de debate el pasado miércoles por la noche, organizado por el Compañero y Amigo, Giovanny Carlos Díaz, fue precisamente dónde se veía en el futuro ahora que fue uno de los 32 coordinadores que Claudia Sheinbaum tuvo en el país, y la verdad, no entendió porque su respuesta fue la de un político marrullero, no respondió sobre dónde se veía si en una secretaría de estado o en el senado. La primera en un cargo como simple director y la del senado, fue jiribilla, No lo entendió.

Muñoz Álvarez, fue uno más de los 32 coordinadores estatales que tuvo Sheinbaum en el país, para que le trabajaran su proyecto político, no el de Rubén en Nuevo León, tampoco en BCS, porque aquí, están sus coordinadoras, porque no fue solo una, fueron varias y que cumplieron fielmente el papel que les encomendó la ahora Coordinadora Nacional de los Comités de Defensa de la 4T.

Si en algún momento se le ocurrió a Rubén Muñoz ser parte de la fórmula de candidato al senado por BCS, creo que se equivocó. A este diputado federal, ya no se si es por Baja California Sur o porque otra parte del país, pero para nuestra entidad, no ha sido ese representante popular que necesitan los sudcalifornianos o el mismo gobierno estatal, también de origen morenista, porque no se ha convertido en ese eslabón con el Congreso de la Unión para mejorar los presupuestos para el estado, para atraer recursos para obra federal, para apoyar a los pescadores ante los embates de quienes por intereses mezquinos quieren liberar el dorado y los picudos a la pesca comercial.

Rubén Muñoz, tiene una de las comisiones más importantes del Congreso en materia de agua potable; donde podría desde su encargo, asignar recursos financieros suficientes para crear obras hidráulicas para la entidad, cuando, suponemos debe saber porque nació en Comondú, somos un estado semi desértico y que urgen obras de retención aguas broncas, desaladoras para abastecer de agua potable a las poblaciones que lo están demandando con urgencia. Pero nada. Ha optado por aprovechar el cargo para codearse en las “grandes ligas”, presumiendo reuniones con el resto de los gobernadores a quienes les ha aportado ideas para resolver sus problemas hídricos, pero no se ha reunido con el Ejecutivo Estatal Víctor Castro Cosío, para analizar y plantear estudios y destinar recursos para tratar de resolver la grave crisis del agua potable que padecemos.

Y entendemos el por qué. No olvidar que Rubén Muñoz cacaraqueó que en la encuesta que se realizó para elegir candidato a la gubernatura para las elecciones del 2021, dijo que él la ganó y que su entonces “amigo” Ricardo Monreal, le confió eso, desconociendo con ello el triunfo de ese estudio demoscópico que logró el Profesor Víctor Castro Cosío. Tampoco se puede olvidar que su diputación federal es de representación proporcional y que se la asignaron como un premio de consolación. No podemos olvidar las palabras de su sucesora en el Ayuntamiento de La Paz, Milena Quiroga Romero, del mismo partido político -por cierto-, que lo acusó no solo del desorden administrativo de la administración municipal que heredó, con una enorme deuda contra el erario municipal sino también de corrupción.

Como olvidar aquella promesa del entonces Presidente Municipal de La Paz, Rubén Muñoz, que durante su administración, dijo que se plantarían 50 mil árboles en la capital del estado, con lo cual la temperatura ambiente bajaría 4 grados centígrados. Nos prometió construir albercas a las orillas de las playas, que nunca las pudimos disfrutar; su plan de seguridad pública que nunca funcionó, y así por el estilo. Fueron muchas mentiras.

Ahora que aún es Coordinador de los trabajos de Claudia Sheinbaum en Nuevo León, y con el triunfo de las encuestas de la ex jefa del gobierno capitalino, tal parece que Rubén Muñoz se piensa trepar en ese proyecto pretendiendo ser el candidato al senado de la República por BCS, haciéndolo en fórmula con la alcaldesa de La Paz, Milena Quiroga, si, la que lo denunció por los niveles de corrupción de la pasada administración municipal. Como que no encaja ahí Rubén Muñoz.

A Rubén Muñoz Álvarez, parece ser que se le olvida que en Baja California Sur, hay un Jefe Político y se llama Víctor Castro Cosío. Y a él, quiera o no, la próxima candidata presidencial de Morena, dialogará y se plantearán quiénes son las mejores cartas políticas que le acompañarán como candidatos al senado rumbo a las elecciones del 2024. Y en ese sentido, él no figura en ese escenario, por más que pretenda vender esa imagen.

Los trepadores políticos piensan y se creen que pueden lograr sus objetivos pisoteando el derecho de los demás, pero en Baja California Sur, las cosas no son así. Y mientras Muñoz Álvarez pretenda ascender al siguiente escaño, debe aprender a respetar a sus mayores políticos, y en ese sentido, en mi particular punto de vista, no creo que este diputado tenga mejores relaciones y conexión con Claudia Sheinbaum Pardo que el gobernador del estado. De ese tamaño la pongo.

Tampoco creo que la Claudia Sheinbaum disponga de las candidaturas al senado de las 32 entidades de la república. Lo dudo. Tiene que negociar primero, con los 22 gobernadores de su mismo partido político y en el caso de los otros 10 estados, podría ella determinar a quiénes, pero en los estados gobernados por Morena, y para lograr la cohesión, la unidad y el trabajo en equipo, son los gobernadores con los que Claudia tiene que dialogar y concertar, no con los coordinadores estatales de su proyecto. Y aquí, lo puedo asegurar, no visualizo a Rubén Muñoz, como candidato al senado, y mucho menos en formula con quien lo denunció.

En Baja California Sur, ya existe una fórmula de candidatos al senado de la República, quienes han realizado un trabajo firme y sólido, que operaron favorablemente por sus respectivos proyectos políticos, consolidaron liderazgos sociales y políticos, y además, cuentan con quien pone la famosa “palomita”, ellos son Homero Davis Castro y Milena Quiroga Romero. Y alégale al ampáyer.

Ah, por cierto, no soy un mal agradecido, que quede claro.

Buen día Amigas y Amigos, espero nos puedan favorecer enviándonos sus críticas, comentarios o sugerencias al correo electrónico: bertoldovs@gmail.com.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *