22 de junio de 2024

BALCONEANDO / ¿CON QUE NOS SALDRÁN AHORA? / POR ALEJANDRO BARAÑANO

BALCONEANDO / ¿CON QUE NOS SALDRÁN AHORA? / POR ALEJANDRO BARAÑANO

Tal y como se había pronosticado el HURACÁN “HILARY” tocó tierra justo en el campo pesquero de Punta Eugenia, esto al norte de Baja California Sur, trayendo consigo vientos de aproximadamente 155 kilómetros por hora y rachas de 215 kilómetros, además de abundantes precipitaciones y descargas eléctricas.

Cierto es que eso no fue otra cosa que un FENÓMENO METEOROLÓGICO, pero a pesar de ello a la víspera del impacto los pronósticos del tiempo no eran nada halagadores, pues se dijo que habría lluvias de más de 250 milímetros de agua, situación que por obviedad reventaría el viejo muro de contención del campo de veteranos de béisbol de SANTA ROSALÍA, además de que del ARROYO PROVIDENCIA podría desbordarse y alcanzar la zona dorada del recientemente nombrado Pueblo Mágico. 

También es cierto que la lluvia cayó por más de 12 horas, lo que obligó a que en plena contingencia la alcaldesa de Mulegé, EDITH AGUILAR VILLAVICENCIO, no tuviera de otra más que ordenar el envío de las fuerzas de seguridad para evacuar el centro de la cabecera municipal porque el agua comenzaba a meterse por todas las calles.

Pero ojo, porque para mala suerte y desdicha de los pobladores de SANTA ROSALÍA, habría que agregar que el gobernador VÍCTOR MANUEL CASTRO COSÍO así como el director de la Administración Portuaria Integral, NARCISO AGÚNDEZ GÓMEZ, contribuyeron en gran medida al desastre que se registró en SANTA ROSALÍA  al permitir la construcción de un verdadero cuello de botella en la desembocadura de la dársena mediante el proyecto denominado VARADERO LA PLAYITA.

¿Usted se preguntará porque? Bueno, porque la magna obra no fue otra cosa que un taponamiento para la desembocadura del ARROYO PROVIDENCIA, pero al tener ambos un pensamiento carente de toda lógica y buen razonamiento, fue que autorizaron el estrangulamiento del paso natural de la corriente del agua con algo que literalmente se convirtió en un tapón para todo lo que bajó desde la cañada a gran velocidad.

Aunque el hijo del mal recordado ex gobernador NARCISO AGÚNDEZ MONTAÑO, contradictoriamente presumió en un video horas antes de la tragedia que el canal del agua pluvial estaba trabajando de manera perfecta –esto justo cuando empezaron a llegar los primeros escurrimientos– después enmudeció por completo cuando la desembocadura del agua fue de entre 20 a 25 metros, mientras que lo construido simple y llanamente tiene de 5 a 10 metros de margen, convirtiéndose entonces en una clara obstrucción para la salida de los grandes escurrimientos.

Pero la realidad se asomó aún más cuando durante el recuento de daños se pudo observar que la avenida Manuel F. Montoya quedó literalmente sepultada por piedras y lodo, situación que también se dio en algunos otros puntos de la Zona Dorada del Pueblo Mágico.

Aunque usted lo dude todo esto ya se veía venir, pues el 22 de septiembre del año 2022, el pusilánime subsecretario de Protección Civil del Gobierno del Estado, BENJAMÍN GARCÍA MEZA, tuvo conocimiento pleno del deterioro de la fragilidad del muro de contención del campo de veteranos de béisbol de SANTA ROSALÍA, pues como se recordará este fue construido en la década de los años 70 por lo que era urgente y necesario establecer un Plan de Reparación Integral, es decir, desazolvar toda la zona y reforzar algunos puntos frágiles sobre todo en la parte baja de la arcaica construcción.

Ahora bien, existe evidencia contundente en muchos medios de comunicación que durante el recorrido que realizó el “responsable” de PROTECCIÓN CIVIL estatal reconoció el grave deterioro físico del muro de contención del que hablamos, pero únicamente entregó dos sacos de cemento y ordenó parchar una parte que estaba sumamente desgastada para después hacer el cabal compromiso de regresar nuevamente con el dichoso Plan de Reparación Integral, esto claro una vez que diera su visto bueno el gobernador VÍCTOR MANUEL CASTRO COSÍO. ¿Y qué pasó? Obvio que absolutamente nada.Ahora con la desaparición del Fondo de Desastres Naturales por parte de ANDRÉS MANUEL LÓPEZ OBRADORacción que aplaudió y aplaudió el hoy gobernador sudcaliforniano–  la recuperación se habrá de turnar sumamente lenta y difícilmente para obtener los apoyos económicos que se necesitan para que las familias que perdieron sus hogares puedan levantarse. ¿CON QUE NOS VAN A SALIR AHORA? Bueno, será cuestión de esperar; por lo que mejor quien esto escribe seguirá BALCONEANDO. . .

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *