MICRÓPOLIS / SERÁ ADÁN, NO CLAUDIA / POR BERTOLDO VELASCO SILVA

MICRÓPOLIS / SERÁ ADÁN, NO CLAUDIA / POR BERTOLDO VELASCO SILVA

Si bien es cierto que desde hace dos años la mayor parte de las empresas levantadores de opinión, en sus estudios demoscópicos han favorecido a la exjefa de gobierno de la Ciudad de México, y que se dice es la favorita del presidente, también creo que ya ésta privilegiada posición ya no la tiene. Por eso, en una opinión personal, creo que el favorito ahora es Adán Augusto López Hernández, no solo quien ganará las encuestas definitorias, sino que también, es el favorito del líder moral del morenismo en México. Veamos por qué.

A pesar de que las tendencias son “claras” y de que Claudia Sheinbaum Pardo va a la cabeza, el problema es que ella no proyecta ni genera interés entre la población, carece de ideas propias, no tiene carisma y mucho menos liderazgo, además de ser una mala copia, por eso Adán Augusto López Hernández afirma que “las encuestas son para levantar el estado anímico de quien las paga”, en clara referencia a la “puntera”.

Por otro lado, fue la causante de que el bastión del morenismo que era la Ciudad de México, ella la perdió en las elecciones de junio del 2021, y si dijo que ella fue el pilar del triunfo de Delfina Gómez en el Estado de México, pues sus simpatizantes en esa entidad, ya no están con ella, ahora están con Adán Augusto. No hay que olvidar que en esos dos estados, está la mayor parte de los votos del país, más de 16 millones de sufragantes.

Seamos claros, y las redes sociales son en este momento las que nos dan un panorama informativo de lo que acontece con las 6 corcholatas presidenciables. Por un lado, en la Ciudad de México, ya no quieren a Claudia; en el Edomex, tampoco, a donde ella va en este recorrido informativo por todo el país, ha recibido muestras de rechazo. A pesar de catalogarse como una “científica” -que no lo demuestra-, por su soberbia, la gente no la acepta. El imitar no solo en voz, en tono y pausado, y hasta en el caminar de López Obrador, su “chicle no pega”. En una verdadera campaña político electoral frente a sus opositores, no sabría cómo enfrentarlo/a porque no es combativa, y lo peor, le teme al debate. Por eso, ya no es “la favorita”.

Por cuanto se refiere a Marcelo Ebrard Casaubón, no lo van a dejar ganar ni llegar. Iba bien en el inicio del proceso, pero cayó drásticamente en las preferencias al proponer en una nueva secretaría de estado a uno de los hijos del Presidente, ahí perdió lo poco que había ganado. Quiso congraciarse con el inquilino de Palacio Nacional para que fuera uno de sus favoritos, pero cayó en desgracia política. 

Por su parte, Ricardo Monreal Ávila tendrá buen discurso, pero el haberse enfrentado al líder moral de Morena, le salió caro, y ahí están las encuestas, por mucho que diga que “siempre me ha tocado ir abajo y he remontado el marcador”, en esta ocasión hasta el quinto lugar lo enviaron y se le encaramó Gerardo Fernández Noroña. Y que decir de Manuel Velasco, seguirá en el último lugar, pero su participación en este proceso, perdiendo gana.

La ventaja que tiene Adán Augusto sobre las otras cinco corcholatas, es desde que era Secretario de Gobernación, y todos los que han estado en ese cargo en pasados sexenios hicieron lo mismo, tejió la más amplia red de estructuras con liderazgos políticos y sociales en todo el país, y lo vemos claramente en Baja California Sur.

Además, es entrón para el debate político, no se arredra. Y si en este proceso las corcholatas no pueden realizar la promoción del voto rumbo al 2024 y tampoco pueden

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *