MICRÓPOLIS / DE LA PEÑA y EBRARD AL MC / POR BERTOLDO VELASCO SILVA

MICRÓPOLIS / DE LA PEÑA y EBRARD AL MC / POR BERTOLDO VELASCO SILVA

Ayer se confirmó. Después de varios meses de aquella fotografía que apareció en redes sociales donde no asomó el rostro, porque lo condicionó con la candidatura al senado por el Partido Verde Ecologista, por fin se le hizo que lo cobijara Movimiento Ciudadano. Así, Álvaro de la Peña Angulo ya tiene partido que lo abandera a ese proyecto en la entidad. Igual camino lleva una de las “corcholatas” presidenciables, Marcelo Ebrard Casaubón, que como se observa en los diferentes estudios de opinión, no levanta y más, cuando no es de los favoritos del inquilino de Palacio Nacional.

La verdad, no causó sorpresa la incorporación del ex secretario general en el gobierno panista de Carlos Mendoza al partido naranja. Solo estaba esperando el momento y sobre todo el escenario, para que fuera precisamente el dirigente nacional de este partido, Dante Delgado, quien lo presentará ante los medios de comunicación allá en la CDMX. De la Peña dice en redes sociales, “fue por Convicción y Congruencia que acepté la amable invitación de incorporarme a Movimiento Ciudadano, pues desde mi punto de vista, es la mejor opción”.

Pregunto ¿la mejor opción? Si, probablemente tenga razón, pues luego de que en el Partido Acción Nacional donde se jactaba de ser un militante activo y promotor de su ideología, que a final de cuentas no lo tomaron en cuenta para disputar una sola candidatura, ya que esperaba fuese él, el candidato a la gubernatura, pero ni el ex gobernador Mendoza le simpatizaba, ya que él tenía su propio “gallo” con Isidro Jordán, quien por su tibieza, jamás pudo ser el abanderado albiazul a la candidatura a la gubernatura y que les ganó -a ellos- Francisco Pelayo, quien finalmente perdió en las elecciones del 2021 ante el profesor Víctor Castro Cosío. 

Recordando un poco de esa breve historia, cuando Carlos Mendoza estaba en la secretaria general de gobierno en el periodo de Marcos Covarrubias, lo llamó para que ocupará la Secretaria de Seguridad Pública, donde por cierto no dio el ancho y lo desbancaron. Una vez en el poder, Mendoza Davis, lo convoca para cubrir la Secretaría General de Gobierno y como tal, nunca en esos 6 años, se le vio que caminara media cuadra por alguna colonia popular de BCS.

Volvemos a preguntar. Al conocer esta situación tan desventajosa que tiene el ex funcionario panista, ¿qué le puede brindar a Movimiento Ciudadano con una representación si no tiene pueblo ni trabajo de calle? Lo lógico, si llega acaso a ser candidato al senado, que es su tirada, pues tendrá que adquirir aliados y estructuras, porque “jalarlos” de manera voluntaria para que lo sigan en su proyecto, lo dudo. Es decir, no los podrá convencer, sobre todo si tomamos en cuenta que cuando fue funcionario en la administración pasada actuó con soberbia, con un gobierno de puertas cerradas.

Tendrá que hacer un trabajo como hizo su exjefe, que con dinero, y bastante por el tipo de campaña política que realizó, compró estructuras, líderes y dirigentes de grupos, como tampoco se le puede negar a Carlos Mendoza que si haya caminado durante la etapa de proselitismo electoral, aunque ya como gobernante se le haya olvidado hacer lo mismo. Habrá que ver si quienes fueron sus “amigos” ex empleados lo sigan en su proyecto, lo que si sabemos, que al no aceptar quedar en el Partido Verde Ecologista haya dejado huérfano, políticamente hablando a su ex jefe de Protección Civil, Carlos Godínez León. Pero tendrá a su lado aquel exdiputado que hizo “perdedizos” aquellos 337 mil pesos y finalmente tuvo un costo de 674 mil pesos que le costaron al erario y que terminó pagando el Congreso del estado.

Dicen las malas lenguas, que a don Álvaro no le gustaba caminar o darse baños de pueblo, porque a lo mejor se le arrugaban esas finas guayaberas que el señor compraba en las boutiques más prestigiosas de la Ciudad de México. Prendas de vestir que parecían almidonadas y bien planchaditas. 

No nos sorprende que Movimiento Ciudadano le haya dado cobijo. A lo mejor le aceptaron la condicionante para sumarse y tendrán que obsequiarle la candidatura al senado. 

Con respecto a Marcelo Ebrard Casaubón, que ha desoído la orden del Presidente López Obrador de no empleitarse entre las corcholatas y menos ir a entrevistas con medios de comunicación no afines a la Cuarta Transformación, y de quejarse de que no hay piso parejo en este proceso para elegir al Coordinador Nacional de los Comités de la Cuarta Transformación, y por lo que hemos observado, no es de los favoritos del inquilino de Palacio Nacional, esté planteándose reventar el proceso y emigrar al MC.

No por algo el dirigente nacional de Movimiento Ciudadano Dante Delgado, haya rechazado aliarse a los partidos que conforman la Alianza Va por México, y pretender ir solo en las elecciones del 2024 con un candidato propio, y este sería Marcelo Ebrard, a quien ya le están tendiendo la cama en el partido naranja.

Sin embargo, como analista político, observamos que ésta, puede ser una estrategia para atomizar el voto y favorecer a la alianza Morena-PT-Verde o en el peor de los casos, si no gana, el partido naranja puede hasta perder su registro, pues actualmente el MC, electoralmente hablando solo pesa el 2.5 por ciento del padrón electoral nacional. 

Ahora, qué pasará con todos los simpatizantes que tiene en este proceso Marcelo Ebrard, que ha construido a lo largo de estos recorridos por el país. ¿Los abandonara? O ¿Jalarán con él? Lo cierto es que los dejará en la incertidumbre, si este pronostico se hace realidad, puesto que la mayoría de sus simpatizantes son morenistas.

¿Dónde entonces quedará el trabajo, que en este caso desarrolla Esteban Beltrán y todo su equipo por sumarle simpatizantes a la corcholata? En las encuestas, Marcelo Ebrard, sigue en segunda posición, pero le está pisando los talones Adán Augusto López Hernández, considerado amigo personal y hermano del Presidente de la República. Por eso insistimos, que no es de las corcholatas preferidas del jefe político del país. Y vemos muy difícil que gane las encuestas, aunque se considera competitivo y dicen, que podría ser alguien que empatara con la clase media de este país, las preferencias están por otro lado.

En ambos casos, tanto por el lado de Álvaro de la Peña Angulo, como Marcelo Ebrard Casaubón, no la tienen nada fácil. En el caso del Sudcaliforniano tendrá un gallo muy jugado, que han recorrido todo el territorio Sudcaliforniano, que está desarrollando un trabajo político en las ligas mayores y sobre todo que cuenta con la mayor parte de los liderazgos sociales y políticos, como para que la haga mella.

De obtener la candidatura al senado, Álvaro de la Peña cargará una loza muy pesada, por haber formado parte de un gobierno donde imperó la soberbia, donde no hubo cercanía con el pueblo, y ese, fue el gobierno panista de Carlos Mendoza, su ex jefe.

Buen día Amigas y Amigos, espero nos puedan favorecer enviándonos sus críticas, comentarios o sugerencias al correo electrónico: bertoldovs@gmail.com.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *