MICRÓPOLIS / LA SOBERBIA DE SHEINBAUM / POR BERTOLDO VELASCO

MICRÓPOLIS / LA SOBERBIA DE SHEINBAUM / POR BERTOLDO VELASCO

Por eso ya no es Claudia, ahora es Adán. La Shein, va cayendo en las preferencias con su discurso hueco, sin sentido, ni imitando la hace.

La soberbia le sale a flor de piel. Es parte intrínseca de su estado natural de impositiva, como si siguiera un patrón de mal carácter, y al que muchos sumisamente aceptan. En BCS padecimos un gobernador con esas características (Carlos Mendoza Davis), nacido en pañales de seda, fifi, como les dicen ahora. Le verdad, son rechazados por la población cuando se les conoce sus “atributos”. Creo que por esa característica, la mayor parte de los sudcalifornianos rechazan esa versión humana, por eso aquí en la entidad, Claudia Sheinbaum Pardo, no sube en las preferencias, por el contrario, está cayendo.   

La observamos durante la reunieron de las 4 corcholatas, cuando se dio a conocer el método de selección de quién será el coordinador nacional de la defensa de la cuarta transformación. Vimos cómo le espetaba grotescamente al gobernador de Sonora, Alfonso Durazo, porque una multitud fuera del edificio solo gritaba “piso parejo”, y eso le molestó a la ex jefa de gobierno de la Ciudad de México y con una altanería, le reclamó al gobernador sonorense, esa situación como si el Coordinador de este proceso interno, fuera el responsable de esa situación.

Muy mal se vio Claudia Sheinbaum. Todo mundo a través de las redes sociales se viralizó, y vieron esa actitud de soberbia y altanería de la corcholata preferida del inquilino de Palacio Nacional, gritándole al árbitro de este proceso electoral en Morena. Por eso en sonora, ya no tendrá el apoyo de sonorenses ni de su mandatario. Se cerró esa puerta.

Pero todo tiene su consecuencia. A una acción una reacción, dicen los científicos, que por cierto, estos nunca cacaraquean que lo son ni andan vociferando que esos títulos deban ser conocidos por los medios de comunicación como lo hace Claudia como base de su proyección política, que al parecer, la labor que realizó en la ciudad de México como jefa de gobierno, no le alcanza para soportar su campaña política.

Conocemos científicos y aquí en La Paz, los hay, se dedican a lo suyo, a realizar trabajos de investigación para mejorar los sectores productivos, como la producción de la langosta en agua dulce, el cultivo de la Damiana, por citar solo dos, y no andan gritando ¡soy científico, soy científico! Ellos se dedican 100 por ciento a su labor y quisiéramos conocerlos, pero no les gustan las cámaras ni los micrófonos, salvo sus publicaciones donde dan a conocer sus trabajos de investigación.

En La Paz, en BCS, presumimos de tener científicos de verdad, como los hay en nuestra Universidad Autónoma de Baja California Sur, en el Centro de Investigaciones Biológicas, en el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología, en el CICESE, y no hemos visto a ninguno de ellos vanagloriarse o sentirse superiores al resto de los Sudcalifornianos, no les interesa la publicidad, su interés es la ciencia.

Claudia no es auténtica, no es carismática, no conecta ni tampoco inspira confianza en la sociedad, como carece de estas características prefiere imitar a su jefe político, hasta en el hablar pausado, pero ni aun así la aceptan.

En esa soberbia, se le agotó el discurso innovador que se esperaba de una “científica”, traje que se pone para tratar de capturar un segmento confrontado con el mismo sistema, y no sabemos qué tanto le va a alcanzar, porque hasta se mimetizó con López Obrador en imagen, en el tono y hasta en la manera de hablar, y eso está dando al traste con su “crecimiento político”, a conflictuarse con su gente, a acarreados a sus “reuniones informativas” con discursos huecos y sin pasión, y lo está pagando caro, porque se gastó “el bono” que le dio el presidente con ese empuje, su lanzamiento y protección.

Por su soberbia, no aprovechó el lanzamiento y le veo un techo preferencial del que ya no va a crecer, lo que si puede hacer Adán Augusto López, al quitarle la bandera de que ya no es Claudia, ahora es Adán, un hombre cercano al presidente, dos hombres nacidos en el mismo estado, Tabasco, hermanos en la misma lucha política, operador político con resultados, es el hombre de las confianzas del Presidente de la República. Esa, es la diferencia.

Por su parte, Marcelo Ebrard quiere capitalizar esa auto marginación para convertirse en una especie o una figura menos comprometida con el proyecto de la cuarta transformación, y trata de capitalizar el voto de indecisos panistas, de priistas y de perredistas; los panistas que no quieren a Santiago Creel, que podrían pensar que Ebrard, es el mejor elemento para representarlos, y ese pleito que está manejando de que no hay piso parejo, es para llamar la atención y fortalecer ese voto al que nos referimos,

Y aquí, surge la figura de Adán al emerger y no solo de ponerse en segundo lugar en las preferencias sino que puede encabezar la lista de que ser la mejor opción para ser el Coordinador Nacional de la Cuarta Transformación, porque para eso está trabajando, porque es el único que tiene un trabajo mucho mejor organizado y con nuevos liderazgos, como los tiene en BCS, como Homero Davis Castro que le coordina los trabajos en el Estado de México, donde los morenistas han optado por la opción del ex secretario de gobernación.

En el Estado de México, recién ganado por Morena con la profesora Delfina Gómez, Claudia Sheinbaum presumió que le envió gente no solo para operar sino para que votará a favor de la maestra, por eso dice que fue la artífice del triunfo morenista, sin embargo, eso es una falacia, ya que Adán Augusto se ha encontrado a un morenismo a fin a su proyecto, vaya, hasta priistas y panistas mexiquenses se le han sumado al ex secretario de gobernación.

Y en este sentido, Homero Davis Castro está coordinando todos esos liderazgos del Estado de México, por eso lo invitó Adán Augusto, para que le coordinara estos trabajos, porque tiene confianza en el sudcaliforniano, por ser un operador político de grandes ligas, que sabe tejer finito, que sabe sumar, y por eso está logrando el objetivo de que la mayor parte de los mexiquenses respalden a Adán Augusto, en una entidad con cerca de 4 millones de morenistas, más los priistas y panistas que se le respaldan.

Claudia Sheinbaum, por los factores antes señalados, llegó a su tope, pero lo lamentable para ella, es que no supo aprovechar las oportunidades y está cayendo en las preferencias ciudadanas, por eso, Claudia ya no es, ahora es Adán.

Buen día Amigas y Amigos, espero nos puedan favorecer enviándonos sus críticas, comentarios o sugerencias al correo electrónico: bertoldovs@gmail.com.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *